En la provincia de Segovia, se esconden una serie de pueblos que son verdaderas joyas.

Pueblos en el llano, pequeños, palaciegos, de ladrillo, de piedra… cada uno con sus particularidades que acaban seduciendo a los turistas.

Coca:

A 50kms de la capital segoviana se encuentra esta localidad donde la primera presencia humana se remonta a tiempos del Bronce Antiguo.

Restos celtibéricos, romanos o medievales hacen de Coca un lugar muy atractivo, pero es sobre todo su castillo lo más destacable. De la época de Enrique IV es una de las piezas más representativas de la arquitectura militar gótico-mudéjar.

Otros sitios de interés son la Torre de San Nicolás y la parroquia de Sta Mª la Mayor.

iglesia-coca

Turégano:

Bella población atravesada por el río Mulas que fue residencia de reyes en el XV.

A parte del castillo medieval, la plaza mayor, sus iglesias y palacios, puede tomarse como punto estratégico para hacer excursiones a Las Hoces del río Duratón o visitar otros pueblos como Pedraza o Sepúlveda.

Riaza:

Villa situada en la Sierra de Ayllón y en la Calzada Soriana, uno de los ejes de la trashumancia más importantes de España.

Casas blasonadas, una plaza porticada y dos ermitas son algunos de sus atractivos turísticos, pero además cuenta con un hermoso entorno natural perfecto para pasar unos días de relax.

Muy cerca de allí se puede visitar Hayedo de Pedrosa con sus árboles centenarios llenos de musgo y líquenes, que recuerdan a los bosques de cuentos de hadas.

En el Puerto de la Quesera existen unas vistas espectaculares de Riaza y el Embalse de Riofrío hacia un lado y unos bosques repletos de pinos hacia el otro.

Subir a la estación de La Pinilla es una buena opción para practicar senderismo, escalada o esquiar en temporada de nieve.

Sotosalbos:

A los pies de la Sierra de Guadarrama está este pequeño pueblo serrano. El Arcipreste de Hita le dio fama al nombrarlo en el ‘Libro del buen amor’.

De tradición ganadera como Riaza, todavía conserva el Puente Contadero de Ganado o el Potro de Herrar.

La Iglesia de San Miguel, templo románico del siglo XII-XIII es una de las más visitadas de la provincia.

Para disfrutar de la belleza de su entorno y la tranquilidad que se respira es recomendable realizar rutas a pie, en bicicleta o paseos a caballo.

El Muyo:

Pertenece a los denominados ‘pueblos negros’ junto con Becerril, El Negredo y Serracín. Se les conoce así porque sus construcciones están hechas enteras de pizarra, algo característico en las localidades de la Sierra de Ayllón.

Un pueblo prácticamente abandonado con calles sin pavimentar y casa bajas con corrales que nos transporta a épocas de antaño.

Sepúlveda:

Denominada Conjunto Histórico Artístico, esta Villa está rodeada por los ríos Duratón y Caslilla.

Cuenta con un gran patrimonio histórico y artístico muy medieval. Está incluida en ‘Los pueblos más bonitos de España’.

sepulveda

¿Quieres conocer más sobre la provincia de Segovia? Viaja con Avanza al mejor precio.