Viajar en familia suele ser una experiencia maravillosa que permite a los padres pasar tiempo de calidad con sus hijos.

Si esta vez te toca ir con un bebé que no cunda el pánico, es más fácil de lo que parece!

A pesar de lo que muchos crean, tener un bebé no implica dejar de lado tu espíritu viajero, simplemente debes cambiar el chip y organizarlos de otra manera. Ten por seguro que se convertirá en una experiencia inolvidable y todo un reto de logística.

Si no sabes cómo organizar tu viaje baby friendly te vamos a dar unos consejillos la mar de interesantes.

1- Olvídate de los peligros

No pienses que ir de viaje es más peligroso que quedarte en casa.  Lo mismo que te puede pasar en un sitio te puede pasar en otro. Mientas el bebé esté bien alimentado, limpio y cuidado todo está bajo control.

2- Elige bien el destino

Sea cual sea el destino es conveniente que la primera salida se haga a un lugar que no implique muchas horas de viaje y en el que ya hayas estado anteriormente. Te dará confianza y te desenvolverás con mayor soltura en todas las situaciones.

En futuras ocasiones podrás planear vacaciones a lugares más lejanos y complejos.

En España existen muchos destinos ‘baby friendly’ donde se pueden encontrar actividades para hacer con los más pequeñines. Escoge entre los que más te gusten y se amolden a los planes de toda la familia.

3 – Baja el ritmo

Piensa que lo que antes hacías en un día ahora lo tendrás que hacer en dos o incluso tres. Baja el nivel y la intensidad de las excursiones y organiza un planning que puedas adaptar al ritmo de tu bebé.

Ahora tendrás que parar en varias ocasiones a cambiarle el pañal, darle de comer o dormirlo, eso sumado a otro tipo de imprevistos que puedan surgir.

4- Equipaje todo un reto

A la hora de hacer la maleta de tu bebé lo mejor que puedes hacer es priorizar y pensar que cosas va a necesitar sí o sí.

Busca alternativas y no compres aquello que puedas conseguir en el destino. No hace falta que vayas cargando con la cuna o un cargamento de pañales. Lo primero te lo pueden facilitar en el lugar donde te alojes y lo segundo lo encuentras en cualquier supermercado.

En cuanto a la ropa, hay que ser práctico. Haz el cálculo de las veces que lo tendrías que cambiar necesariamente y no por llevar un modelito distinto cada día.

5 -Hora de la comida

Si hay algo a lo que debes prestar atención cuando viajes con un bebé son las horas de la comida y los alimentos que va tomar; el dónde se los des ya es lo de menos. Lo mimo da sentados en un banco que en el césped de un parque o en el hall de un museo.

Si está en período de lactancia la cosa se facilita bastante, podrás darle de comer hasta andando por la calle.

En caso de que ya coma sólido procura que sean cosas que no necesiten nevera. Si necesitas calentar algo entra en cualquier bar y pídelo.

6 – Kit de emergencias

Conviene llevar un pequeño botiquín con las típicas medicinas infantiles además de protector solar, spray anti mosquitos y un stick antigolpes.

Si está siguiendo un tratamiento específico recuerda llevar además alguna receta por si se te acaba durante el viaje y tienes que comprar más.

¿Ves que fácil es organizar un viaje baby friendly ? Ahora sólo tienes que lanzarte a la aventura!