Situada en el Valle de Aragón, la ciudad de Jaca es un importante núcleo turístico y cultural.

Gracias a su entorno natural, Jaca es un escenario deportivo de referencia. En ella se han celebrado grandes eventos de esquí, patinaje artístico, ciclismo, etc.

Es un importante destino de vacaciones sobre todo en invierno para aquellos apasionados sobre todo de los deportes de invierno.

Pero Jaca también cuenta con un legado monumental que posee más de dos mil años de historia.

Catedral de San Pedro

Es una de las primeras catedrales románicas de España. Data del siglo XI y se construyó para consolidar la ciudad como enclave estratégico del Camino de Santiago.

A pesar de muchas reformas y ampliaciones conserva su estructura y elementos característicos del primer románico español: planta de tres naves con dos puertas de acceso, gran cúpula

Entre los motivos decorativos destacan el ajedrezado y las bolas jaquesas, que se pueden observar tanto dentro como fuera.

Cuenta con un Museo Diocesano que atesora una gran colección de esculturas y pinturas de la Edad Media.

Ciudadela de Jaca

Uno de los monumentos con más valor en toda la provincia de Huesca, esta fortificación con forma pentagonal fue construida a finales del siglo XVI.

A día de hoy, la Ciudadela conserva todas sus partes incluyendo el foso, los túneles, baluartes, cuarteles y polvorines.

La entrada es bastante espectacular. Cuenta con un puente levadizo que antiguamente se manejaba con un sistema de poleas y cadenas.

Como dato curioso os contaremos que paseando por el foso os podéis encontrar a unos cuantos ciervos.

En uno de los cuarteles se encuentra el Museo de Miniaturas Militares con más de 32.000 figuras de plomo.

Fuerte del Rapitán

Una de las edificaciones más importantes que quedan del enorme patrimonio militar que existe en la comarca.

Está situado en el cerro del Rapitán a 1.142m de altura y cuenta con 35.540m² cuyos emplazamientos y dependencias se reparten dos partes diferencias, las de alojamiento y la militar.

Su ubicación en la entrada del río Aragón le otorgaba importancia estratégica en la defensa fronteriza del estado.

La Torre del Reloj

En pleno casco histórico de Jaca esta construcción llama significativamente la atención.

Es muestra del gótico civil y fue construida en 1445 como solución provisional a la destrucción de la Catedral y sus dependencias carcelarias eclesiásticas que quedaron arrasadas por un incendio en el año 1440.

A este monumento también se le conoce como Torre de la Cárcel o Torre del Merino dos de las actividades para las que se le dio uso.

Monasterio de Santa Cruz

El recinto ha sufrido muchas reformas pero su mayor interés lo guarda la cripta primitiva y el templo de San Ginés donde se ha conservado durante 450 años el mejor sepulcro románico de toda la Península Ibérica, el de la condesa Doña Sancha.

 

Jaca además cuenta con unos parajes y pueblos cercanos que bien merecen una visita, así que si tienes la oportunidad no dejes subir a la Estación de Canfranc, visitar Ansó y Hecho o el Monasterio de San Juan de la Peña entre otros.