Viajar en grupo con tus amigos de toda la vida siempre es una buena opción porque la afinidad e inquietudes suelen ser las mismas o bastante parecidas.

Si por el contrario vas a hacerlo con familiares, compañeros de trabajo o conocidos, la tarea de organizar el viaje se puede complicar algo más.

  • Comunicación: sin duda el pilar fundamental para evitar conflictos. A todos nos gusta opinar y que se nos tenga en cuenta. Todas las decisiones sobre alojamiento, transporte, etc deben ser puestas en común. Nunca llueve a gusto de todos pero se debe elegir lo que quiera la mayoría.
  • Responsable del grupo: alguien que coordine las necesidades de los integrantes, gestione las reservas, etc. Eso no significa que sea la única persona en la que recaiga todo el peso de la organización y los demás esperen a que se lo den todo hecho. Si el grupo es demasiado numeroso es bueno que una o dos personas ayuden al responsable para que todo salga lo mejor posible.
  • Planificar con antelación: cuando viajas en grupo es algo que debes tener muy en cuenta si quieres evitar que sea un fracaso total aunque a veces lo improvisado es más divertido. A parte de esto, anticipándonos encontraremos ofertas, promociones y mejores precios. Así que elegir las fechas será lo primero que tengáis que hacer.
  • Destino: según la duración del viaje, el medio de transporte en el que os desplazaréis y la finalidad del viaje os tendréis que decantar por un lugar u otro. Siempre encontraréis aquel que se ajuste a vuestros bolsillos. Evitad las temporadas altas o sitios muy masificados porque los precios serán más elevados. Hay destinos que aunque parezcan menos atractivos a primera vista os acabarán sorprendiendo.
  • Medio de transporte: ya sea avión, tren barco o autobús encontrarás descuentos y promociones para viajar en grupo. Entre semana suele haber más ofertas y además cuento mayor sea el grupo descuentos más suculentos tendréis.
  • Alojamiento: otro de las cosas que suele levantar polémica. A unos les gusta el hotel por la comodidad de no tener que preocuparse por la limpieza y que te lo dan todo hecho. Otros prefieren alquilar casa o apartamento porque suele ser bastante más económico, pero eso sí, tendréis que establecer unas normas de orden y limpieza si no queréis acabar discutiendo.
  • Independencia: el que viajemos en grupo no implica que debamos estar todos juntos durante las 24 horas del día. Aunque las principales actividades las hagamos tod@s cada uno debe disfrutar de su propio espacio. En algún momento alguien puede querer pasar un rato a su aire, otros ir a un sitio concreto…y deben poder hacerlo con total libertad.
  • Compañerismo y respeto: como cada persona tiene sus costumbres y manías, se deben poner unas reglas de convivencia para que tod@s tengan unas vacaciones lo más tranquilas posible.

En definitiva, aunque siempre surgirán contratiempos, roces e incluso discusiones, si pones en práctica estos consejos, seguro que ¡tu viaje en grupo será prácticamente un éxito!