Página 3
8 de marzo.
Día Internacional de la Mujer.

 

Manoli Bermúdez. Taquilla de Monzón
«En mi trabajo puedo decir alto y claro que soy feliz»

«Hola me llamo Manoli, tengo 48 años, casada y con una hija de 27 años que es mi orgullo. Trabajo en el departamento de taquillas en la Estación de Monzón (Huesca) y llevo 14 años con ALOSA. Mi trabajo consiste en la venta de billetes, información telefónica, funcionamiento del pupitre (máquina expendedora), también facturación y liquidez de conductores.

Lo que más me gusta de mi trabajo es las personas con las que tengo que encontrarme todos los días que aunque a veces sea complicado estar cara al público la verdad es que el 90% es satisfactorio y el 10% restante a lo mejor no tanto pero es normal, todo el mundo no es igual.

En mi trabajo puedo decir alto y claro que soy feliz porque notar como la gente te quiere, te dice palabras amables y compartes vivencias, eso para mí es importante, aunque alguna vez no lo sean por razones diversas.

Pero si de algo estoy orgullosa es de mis compañeros, algunos como los de oficinas (tráfico, calidad, taquillas, contabilidad, etc) que aunque el contacto es telefónico, el cariño es mutuo y, después de tantos años es más personal.

Para mí los más importantes son los conductores que a diario tenemos el contacto directo, lo bonito que es que te pregunten como estás si tu cara no es la de siempre, que tengas un mal día y te den un subidón con algo agradable y en algún caso un abrazo para consolar tu problema. Ellos me han enseñado mucho de lo que sé, me tratan como a su familia, se implican cuando necesito ayuda en mi trabajo y siempre sin esperar nada a cambio, para mí son la joya de esta Empresa y los pilares más fuertes para que todo siga adelante.

Os podría contar mil anécdotas que me han pasado en esta ventana al público, pero creedme si os digo que son muchas y muy variadas, casi todas buenas, eh!!!Os voy a contar una que siempre recuerdo con mucho cariño…un año para mi cumpleaños estaba trabajando y me encontré la estación decorada con globos y entraron tres Drag Queen a regalarme tres ramos de flores jajajaja, no lo olvidare nunca, un detallazo de los estudiantes que viajan a diario con nosotros y así podría contaros unas cuantas.

¡Bueno ya conocéis un poco de este rinconcito de Monzón y de su taquillera que no cambia a sus compañeros y clientes por nada…bueno si… por un acierto brutal de la combinación ganadora de la primitiva (es broma), gracias por dejarme contaros un poco de mí!!! UN SALUDO. »

Pilar. Taquilla de Tarancón
«Hoy en día estamos muy igualados las mujeres y los hombres en casi todo»

«Hace 30 años que llegue a la empresa, cuando estaba en Conde de Casal.
Era muy joven cuando comencé a trabajar, por entonces era una empresa donde la mayoría eran hombres. Mujeres no sé yo si llegaríamos a 20 en total en toda la empresa. Y tengo que decir que por ello nos trataban como “reinas”.
Entonces se trabajaba mucho, pero era reconfortante los detalles de los compañeros y de los viajeros.
Recuerdo que un año salí en el periódico de Castilla- La Mancha como la cara más amable. Con unas palabras muy emocionantes por parte de la periodista.
Hoy en día las cosas son completamente diferentes, estamos muy igualados las mujeres y los hombres en casi todo, aun nos faltan cosas. Lo importante es seguir.»

Cristina Baz. Taquilla de Madrid
«Llevo toda una vida en esta empresa»

«Mi experiencia en taquillas ha sido muy grata, empecé cuando tenía 21 años en una empresa que eran casi todo hombres, pero me he sentido como uno de ellos. Al principio estaba sola en la taquilla que tenía la empresa en Móstoles y la única relación, mayormente, la tenía con los conductores que pasaban a recoger viajeros y fue bastante buena. Pasado unos años me trasladaron a las taquillas de Madrid con compañeros que me acogieron muy bien. Llevo toda una vida en esta empresa y según mi experiencia han sido más momentos buenos que malos.»

Mª Teresa Medina. Portillo
«Grupo Avanza está siendo una empresa de la cual deben tomar modelo otras»

«Me llamo Maite y llevo desde 2015 trabajando en Portillo. Me satisface enormemente poder desempeñar mi puesto de trabajo, ya que me ayuda a desarrollarme no sólo como persona, sino también profesional e intelectualmente. Como persona activa, me gusta ampliar mis conocimientos y  enriquecer los ya adquiridos, a través del esfuerzo diario y las oportunidades que me ofrecen para conseguir mis objetivos.

Todos los días aprendemos nuevas cosas, tenemos nuevas experiencias, tanto a través de nuestros/as compañeros/as, como de nuestros viajeros/as. La satisfacción es quedarnos con las cosas positivas que nos regalan cada día.

Mi pleno agradecimiento, de tener la posibilidad de pertenecer a una empresa en la que se reconoce este derecho a todas nuestras mujeres y en la que poco a poco va creciendo nuestra presencia en todos los niveles. Grupo Avanza está siendo una empresa de la cual deben tomar modelo de referencias muchas otras, para conseguir la igualdad en la ejecución de sus funciones en todos los niveles y categorías.»

Silvia Macías. Taquilla de Torremolinos
«Estoy muy contenta con mi puesto de trabajo»

«Me llamo Silvia, tengo 30 años y llevo casi dos en Portillo. Estudié turismo e ilustración, y antes trabajé como guía acompañante, agente de viajes, y en el área de atención al cliente y comunicación de un pequeño estudio.

A primeros de 2016 eché el currículum por internet para un puesto de atención al cliente en una empresa de transporte, al poco tiempo me llamaron, y resultó ser Portillo, una compañía muy conocida en Málaga. Pasé las pruebas, y desde finales de mayo he estado trabajando en las distintas taquillas, sobre todo en Torremolinos.

Estoy contenta con mi puesto porque está relacionado con lo que estudié, lo cual agradezco, ya que me hace sentir que no lo hice en vano; porque me gustan los idiomas y los puedo practicar cada día; y porque me gusta la atención al cliente, y es que a pesar de que hay momentos complicados, hay otros muchos en los que te ríes, y en los que el viajero agradece tu atención, y siempre me quedo con la parte positiva. Por otro lado, como hay muy buen ambiente dentro de la empresa, ir a trabajar se hace muy ameno.

En mis ratos libres me gusta salir, ir a la playa, dibujar, y pasar tiempo con mi familia.»

Melisa. 
«Siempre he sentido la mano amiga de mis compañeras»

«Nunca antes había trabajado en transporte, y  en breve hace dos años que trabajo aquí. Llegué para cubrir vacaciones y el mismo día que me tenía que ir, me enteré que me quedaba de manera permanente.

Aún lo recuerdo como un subidón de adrenalina.

En este tiempo en el que no he dejado de esforzarme para poder aprender al máximo (de hecho hay mucho que aprender) nunca me he sentido sola, siempre he sentido la mano amiga de mis compañeras que me han hecho el camino mucho más ameno.

El día a día hace tener infinidad de anécdotas cuando tratas con clientes. Desde gente que te pregunta sino hay un autobús antes del primero de la mañana o si les puedes esperar por qué están en un atasco. A lo largo de los meses se reúnen tantas que se podrían llenar tomos enteros.

Tanto las buenas anécdotas como las malas, son experiencias que cada uno se lleva en el bolsillos y en muchos casos el trato diario con el cliente hace lazos estrechos con muchos de ellos.

Al final todas las experiencias merecen la pena.»